En una reciente operación, la Guardia Civil ha logrado desmantelar una red criminal dedicada a obtener contratos irregulares para la repatriación de cadáveres de migrantes fallecidos en el mar. En total han sido arrestadas 14 personas y una está siendo investigada por estos hechos. Los operativos se llevaron a cabo en 13 domicilios ubicados en las provincias de Murcia, Almería y Jaén, donde se decomisaron alrededor de 70.000 euros en efectivo, vehículos y documentación relevante.

Esta red, que ha estado operando durante varios años, se aprovechaba de los familiares residentes en Marruecos y Argelia de migrantes desaparecidos y fallecidos en su intento por llegar a las costas españolas en pateras.

El modus operandi de la red comenzaba en las redes sociales, donde utilizando perfiles falsos, contactaban con las familias ofreciéndoles información inventada sobre el paradero de sus seres queridos a cambio de dinero.

Una vez se producía un naufragio, volvían a contactar con las familias para recopilar información personal de los desaparecidos y ofrecerles servicios falsos como la búsqueda de los cuerpos, acompañamiento en la interposición de denuncias, gestión de pruebas de ADN o servicios de traducción. Todo esto bajo el argumento de que era la única forma de proceder en España para la identificación y repatriación de los cuerpos, exigiendo previamente el pago correspondiente.

Para establecer contacto con las familias, la red utilizaba una gran cantidad de perfiles falsos en redes sociales. Sin embargo, para obtener información sobre la identificación de los cadáveres, contaban con la colaboración de empleados de instituciones públicas relacionadas con el proceso de identificación, como un Instituto de Medicina Legal.

Una vez obtenían la información necesaria, la compartían con las familias para asegurarse de que estas autorizaran a las funerarias involucradas en la trama a encargarse de la repatriación de manera exclusiva.

La investigación de la Guardia Civil se inició cuando detectaron varias fotografías comprometedoras en internet. Tras arduas indagaciones, lograron identificar al líder de la red, un individuo de origen marroquí, y a sus principales colaboradores en Murcia y Almería.

Este individuo se valía de sus contactos en las comunidades de origen magrebí para ganarse la confianza de las familias y convencerlas de que no existía otra forma de repatriar a sus seres queridos fallecidos, acumulando una amplia red de contactos entre empresas funerarias y entidades relacionadas con las identificaciones y repatriaciones de cadáveres. Además, se encargaba de gestionar los pagos a los implicados en la red y a los facilitadores de información.

Registros y detenciones en varias localidades

Como parte de la operación, se llevaron a cabo 13 registros en total: ocho en Murcia (cinco en la capital, dos en Cartagena y uno en Molina de Segura), cuatro en Almería y uno en Jaén. Durante estos allanamientos se confiscó abundante documentación relacionada con el caso, varios vehículos y aproximadamente 70.000 euros en efectivo en la vivienda de uno de los responsables de la red.

En resumen, 14 personas han sido detenidas y una está siendo investigada por delitos que incluyen revelación de secretos, falta de respeto a los difuntos, estafa, pertenencia a organización criminal, falsificación de documentos, cohecho y omisión del deber de perseguir delitos.

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a los detenidos, resultando en el ingreso en prisión de dos de ellos. La investigación está en manos del Juzgado de Instrucción número 4 de Cartagena.

Para más información sobre este caso, se puede contactar con la oficina de prensa de la Guardia Civil en Murcia al teléfono 618.007.249.

Mantente actualizado de las noticias de Cartagena en nuestro Twitter e Instagram