El Latrunculi, también conocido como Ludus Latrunculorum, era un juego de mesa de estrategia muy popular en la antigua Roma. Su nombre, que significa «Juego de los Ladrones», hace alusión a la similitud del juego con un enfrentamiento entre dos ejércitos.

Este juego, cuyo origen se remonta al menos al siglo II a.C., era considerado el equivalente romano al ajedrez en cuanto a su complejidad estratégica y su popularidad entre la población.

El tablero del Latrunculi ha variado a lo largo del tiempo, con tamaños que van desde 8×7 y 8×8 hasta 10×9. Los restos arqueológicos han revelado que en la Britania Romana, el tablero más común era de 12×8, lo que indica la diversidad de versiones que existieron.

Debido a similitudes en las piezas y movimientos, algunos han sugerido que el Latrunculi podría haber sido un precursor del ajedrez. Incluso, la presencia de una figura denominada «dux» en el juego ha llevado a comparaciones con el ajedrez.

Descripción del Juego

El tablero estándar para el Latrunculi es un rectángulo de 12×8, donde los jugadores se sitúan a lo largo de los lados más cortos. Cada jugador cuenta con 13 fichas, una de las cuales es el «dux», una pieza especial con características distintivas.

Todas las piezas, incluyendo el «dux», pueden moverse horizontal o verticalmente a lo largo del tablero, similar a la torre en el ajedrez. El objetivo del juego es capturar al «dux» del oponente o dejarlo sin movimientos posibles.

La posición inicial del juego muestra al «dux» al frente de su ejército, listo para la batalla. El juego se desarrolla por turnos, comenzando con las piezas blancas.

¡Disfruta de este fascinante juego estratégico de la antigua Roma!

Santi García. Rutas Misteriosas y autor del libro Cartagena Sobrenatural.

Mantente actualizado de las noticias de Cartagena en nuestro Twitter e Instagram